Cada matero con su “mate”

Cada matero con su “mate”

Al recipiente donde se prepara la infusión se le denomina “mate” y cada matero tiene el suyo, el preferido, el regalón.

Hay de distintos estilos, materiales y formas. Cada matero tiene su predilecto, a veces con su nombre o con el escudo de su equipo de fútbol. Compartir la yerba en el mate propio siempre es un acto de cordialidad con las demás personas.

Lo cierto es que los primeros recipientes para tomar la infusión fueron calabazas secas, que especialmente seccionadas eran usadas por los antiguos guaraníes. A eso se le dice mate ¿Por qué? La palabra proviene de un vocablo de origen quechua que inicialmente nombraba así al recipiente, mate en ese vocablo significa calabaza. Luego y hasta nuestros días pasó a denominarse así a la yerba misma. De ahí proviene el nombre de la “yerba mate”.

Mates distintos para gustos distintos

Cada matero tiene el suyo, las características de cada uno son distintas de las de los otros. Y los materos lo saben muy bien. Por ejemplo, algo que los bebedores de mate avezados distinguirían inmediatamente es si el mate es utilizado regularmente para un mate amargo o dulce. No esperemos que alguien que toma yerba amarga, prepare su bebida en un mate de alguien que consume mate dulce. Eso nunca ocurrirá.

Además existen muchos accesorios que rodean a los mates, el más llamativo es la bombilla. Noralente es confeccionada de algún metal (pero ya tendremos un artículo especial para conversar sobre ellas)

El abanico de mates que hoy existe es signo de una afición y fidelidad a una costumbre que día a día se arraiga más en nuestro país. Como podemos ver se puede encontrar los clásicos mates de calabazas, los mates de madera (hay de diversos tipos de árboles y regularmente tallados y adornados) y los mates de metal (desde el aluminio hasta la plata). También existen algunos más sofisticados: recubiertos, con joyas, enchapados o enchulados. Como vemos de todas las formas y para todos los gustos.

Curar el Mate

Dependiendo del material que sea el mate, estos se deben curar (es un rito que además de ser de mucha utilidad, tiene un significado: es un bautismo para el nuevo mate). Esto significa que deben pasar por un proceso para que el material no transfiera sabores a la infusión y también para que su vida útil sea más extensa.

¿Cómo se cura un mate? Hay varias recetas, pero la más común es lavar el mate, rellenarlo con yerba ya utilizada y remojada con agua tibia. Esto se deja toda la noche, al día siguiente, se repite el proceso. Luego de eso el mate ya está curado y se puede utilizar para beber la infusión.

¡Comparte con los demás!

12 thoughts on “Cada matero con su “mate””

  1. Hola! Queria preguntarles si ustedes saben donde puedo comprar un mate en Santiago?
    Saludos! y muy buena la pagina!

    1. Hola Vero,
      Puedes comprar un mate en ferias artesanales grandes, es decir establecidas formalmente. Ahí hay especialistas.
      Cuéntanos cómo te va:)

  2. Hola anahi. Mi marido fabrica dosificadores de yerba en madera y vidrio quisiera saber si te podrian interesar,´de ser asi te enviaria fotos . Hay de varios colores. Espero una respuesta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *