El Mate y las Supersticiones

El Mate y las Supersticiones

Numerosas son las tradiciones y creencias que encierran al rito de tomar y compartir la yerba mate. Acá una mirada a estas costumbres que han marcado la historia de uno de los brebajes más atrapantes del mundo.

Son siglos los que llevan los pueblos originarios americanos tomando mate. Con la llegada de los colonos europeos el mate siguió popularizándose, pero no sin crear controversia.

En un comienzo los franciscanos prohibieron su uso por considerarla una droga maligna para la mayoría de la población, eso sí con algunas excepciones. La oligarquía colonial sí estaba autorizada a tomarla debido a una recomendación médica, el resto de la población era excomulgado.

Otra congregación católica que especuló con la yerba mate fue la de los dominicos, quienes le atribuían poderes afrodisíacos. En el libro “El Mate” de Javier Ricca cita al sacerdote Francisco Díaz Tanho, en estos términos: “No hay casa de españoles ni vivienda de los aborígenes en que no sea bebida y pan cotidiano: ha cundido tanto el exceso de esa asquerosa zuma que ya ha llegado a la costa y otros muchos lugares de la América y Europa el uso y abuso de ella y es mi sentir, que por el instrumento de algún hechicero la inventó el demonio”. Hasta la fecha no hay estudios que corroboren lo que los dominicos suponían, eso sí el mate es reconocido por ser un efectivo estimulante natural.

Los jesuitas en un comienzo también quisieron eliminar el consumo del mate de la rutina en Sudamérica. Hablaron muchas cosas, principalmente que los nativos introducían sustancias extrañas al mate que eran nocivas para la salud. En 1710, Pedro Montenegro, perteneciente a esta congregación escribió: “El agua muy caliente en el mate es harto perniciosa: agita el corazón, priva del sueño, enerva, mueve a la cólera, a la melancolía y a la lujuria, causando el “mal de ansias” ”.

Con la llegada de los esclavos de raza negra desde África las supersticiones aumentaron, especialmente las creencias que ligaban al mate con la brujería y los maleficios. Como el consumo de mate era masivo y era difícil controlarlo, se opto por la contra-brujería. Los tomadores de mates escupían los primeros sorbos de mate, primero por sobre el hombro izquierdo y después por encima del hombro derecho. Esta superstición suponía alejar las malas vibras y la mala suerte.

Además el mate tiene un montón de códigos y simbología, acá algunas de ellas:

Mate amargo: indiferencia.
Mate dulce: amistad.
Mate muy dulce: habla con mis padres.
Mate con canela: me estás interesando.
Mate con café: ofensa perdonada.
Mate con leche: amistad respetuosa, estima.
Mate con melaza: me preocupa verte triste.
Mate con miel: casamiento.
Mate con cedrón: acepto.
Mate con limón: disgusto.
Mate con azúcar quemada: simpatía.
Mate con cáscara de naranja: ven a buscarme, quiero que vuelvas.
Mate con toronjil: disgusto.
Mate muy caliente: yo también estoy ardiendo de amor.
Mate frío: desprecio.
Mate tapado: búscate otra.
Mate espumoso: te amo demasiado.
Mate lavado: ándate a tomar a otro lugar.
Mate con sal: quiero que te vayas ahora.

¡Comparte con los demás!

6 thoughts on “El Mate y las Supersticiones”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.