¿Cómo llegó la yerba mate a Chile?

¿Cómo llegó la yerba mate a Chile?

Tomar yerba mate ha sido desde siempre una costumbre en Chile. Ha estado presente en el país desde la época de la conquista hasta nuestros días. El “matear” podía llegar a demostrar un alto estatus social, o también una manera de recibir cordialmente a un invitado.

Alonso de Sotomayor - yerba mate en Chile
Alonso de Sotomayor

Primeras pisadas en tierra chilena

Poco a poco la yerba mate se hizo popular en Chile, comercializándose desde 1558, y popularizándose con la llegada a tierras chilenas de los integrantes de la expedición de Alonso Sotomayor en el año 1583, durante la guerra de arauco, los cuales comienzan un comercio trasandino de esta yerba.

Según Eugenio Pereira (historiador multifacético que destacó por sus contribuciones a la historia de la cultura chilena), en 1664 la yerba mate se vendía en Santiago, la cual llegaba desde la región paraguaya a nuestro país, convirtiéndose este en un centro receptor y redistribuidor de mate.

Las tropas del ejército de Arauco y los jesuítas demandaban mucho de la yerba mate. Centenares de indígenas guaraníes llevaron consigo el hábito del consumo, difundiéndose muy rápidamente por la Araucanía y el Valle Central de Chile, en donde sus hojas también se utilizaban como moneda de cambio o ritual por los mapuches.

yerba mate en Chile

Consolidación en la sociedad chilena

En la sociedad chilena durante el siglo XVI y XVII, incluso los más pobres acostumbraban a tomar yerba mate en recipientes con forma de calabaza, mientras que los más adinerados tenían recipientes y bombillas hechos de plata o porcelana y, a veces, con incrustaciones de piedras preciosas. La yerba mate era altamente consumida por todas las clases sociales, y se invertía bastante para obtener implementos para tomarla.

Era costumbre consumirla una vez en la mañana, al despertarse, y otra vez a lo largo del día. Se introducía la yerba mate en la ‘calabaza’, luego se le agregaba azúcar, seguida de agua a punto de hervir, la cual hacía que a infusión desprendiera color y sabor al instante.

Por cortesía, la señora tomaba primero unas dos o tres veces de la bombilla y se la servía sin limpiarla al invitado. ”Se debe sorber inmediatamente la bombilla caliente, o tubo aunque haya pasado en ese rato por los labios de todos los asistentes, si no quiere ser mal mirado o insultado” – Afirma Samuel High en el libro “Viaje a Chile durante la época de la Independencia”.

Matear ya es parte de la rutina

El consumo de esta saludable bebida es parte de nuestra historia, por lo tanto se debe ver como una costumbre importante adoptada por el pueblo chileno desde su nacimiento. Se ha prolongado hasta la actualidad como la acción de “matear”, estimulando la rutina de miles de chilenos a lo largo del tiempo. La yerba mate se puede encontrar fácilmente a la venta, y los mates (recipientes para la yerba mate) se presentan en una amplia variedad.

Esta tradición es popular en toda América del Sur, la cual nos conecta y nos une culturalmente con nuestros países vecinos. Además, nos mantiene activos y saludables, al ser una infusión natural con propiedades beneficiosas para nuestro organismo.

¡Comparte con los demás!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *