¿Qué tanto conoces de la Ilex Paraguariensis?

¿Qué tanto conoces de la Ilex Paraguariensis?

Hemos revisado los innumerables datos y beneficios que posee la yerba mate luego de someterse a todos sus procesos, pero nos estamos olvidando de las características de su estado más básico y puro: la planta Ilex Paraguariensis A. St.-Hil. En esta nota te contaremos sobre la materia prima del mate y de su origen totalmente natural, cimiento del que nace toda la cultura y comunidad del mate desde tiempos ancestrales.

¿A qué se debe su nombre?

Su etimología nos cuenta bastante sobre su historia: “Ilex“, proviene del latín y significa “acebo”, es un género que cuenta con más de 400 especies arbóreas descubiertas de regiones templadas y cálidas, y “paraguariensis” nace de la antiguamente llamada “Provincia Paraguaria”, la cual pertenecía al Virreinato del Perú. Es decir, se denominó así a la planta de la yerba mate gracias a la región donde naturalmente crecía y se consumía esta infusión. En esta zona se realizaban misiones jesuíticas guaraníes, las cuales en esos tiempos abarcaban los territorios de Paraguay, Argentina, Uruguay, Bolivia, Brasil, y Chile.

Un árbol nativo de la selva paranaense

Como mencionamos anteriormente, esta planta es un árbol tropical originario de Paraguay, el cual crece de manera silvestre en los bosques que rodean las cuencas del Río Paraná. Sus hojas y ramas secas y molidas forman lo que llamamos yerba mate.

La especie Ilex Paraguariensis es un árbol perennifolio, que puede alcanzar una altura de entre 12 y 16 metros, con 30 centímetros de diámetro en estado silvestre, pero, en plantaciones y para facilitar la cosecha, la misma crece como un pequeño arbusto que se poda hasta dos veces al año, para mantener una altura de 3 metros en promedio. Su corteza es color pardo y sus pequeñas ramas crecen en ángulo recto desde el tronco. Sus ovaladas hojas pueden perdurar hasta 3 años en la planta, y alcanzan a medir hasta 11 centímetros de largo. Son de color verde oscuro y poseen bordes dentados, como si fueran pequeñas blondas adornándolas.

Durante la época de floración, entre octubre y noviembre, pequeñas flores blancas de 5 pétalos aparecen. En el caso de las plantas macho crecen racimos de entre 3 a 11 flores, mientras que las hembras presentan flores que crecen de manera singular desde la rama. Estas flores luego se convierten en pequeños frutos redondos de color burdeo, que miden alrededor de 7 milímetros.

Para su cultivo, la yerba mate requiere temperaturas tropicales y húmedas, con una media de 20°C, así como frecuentes precipitaciones, especialmente durante la floración. Si bien éste es el clima ideal, la Ilex Paraguariensis es capaz de soportar heladas suaves. El suelo debe ser ligeramente ácido, arenoso o arcilloso, de textura fina o media y con altos niveles de ácido fosfórico y potasio.

Todo gracias a los insectos y las aves

Su manera de reproducción es la polinización entomófila, es decir, sus vehículos de fecundación son los insectos polinizadores, los cuales son en su mayoría abejas, seguidas de las mariposas, dípteros, y escarabajos.

Estos diminutos seres vivos polinizan las flores de la planta, y son atraídos hacia ellas gracias a su brillante color, su néctar, y su aroma. Sus grandes granos de polen alimentan y aportan con un gran valor nutritivo al insecto. Además, son bastante pegajosos, lo que les permite adherirse a ellos y viajar de flor en flor para de esta manera polinizar nuevos arbustos.

Gracias a la polinización de las flores nacen sus semillas, las cuales provienen del pequeño fruto del mate, desde el cual salen 4 u 8. Estas se propagan gracias al transporte animal que brinda principalmente distintas especies de pájaros, estos hacen posible la diseminación de la semilla, trasladándola hacia distintos lugares, logrando que la semilla germine y de esta manera que crezca una nueva Ilex Paraguariensis.

Esta planta nativa de selvas tropicales nos brinda todas las beneficiosas propiedades de la yerba mate, nos permite disfrutar de su sabor y su aroma, y al mismo tiempo ayuda a alimentar a otros seres vivos más pequeños que nosotros y ser parte de una cadena de polinización. Comparte con tus amigos tu semilla y haz que el amor al mate siga propagándose!

¡Comparte con los demás!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *